Puntos muertos

Valoración de 5 sobre 5
Escrito por publicada en Área Financiera Etiquetada , , ,

Ahora que nos hemos convertido todos en macroeconomistas de salón y brillantes disertadores sobre la crisis (pasada) vale la pena intentar ir un poco más allá para detectar qué se nos escapó entonces y qué se nos podría estar escapando ahora.

Que la crisis hubiera podido evitarse impidiendo la concentración del riesgo en AIG como aseguradora de casi todas las titulizaciones es algo que no se comenta por una razón: quedaba en un punto muerto.

Como pasa con ese pilar del garaje o con el motorista del otro carril, nos interesa entender qué factores pueden estar cayendo en nuestro punto muerto hoy, con consecuencias potencialmente catastróficas y que sin embargo no les damos importancia.  Como nuestra edad.

El número de trabajadores en activo que sostienen a los que no lo están, por ejemplo, es de cuatro en la UE. Nuestra pirámide demográfica sigue invirtiéndose, la población activa sostiene cada vez más peso y esto significa un peso cada vez mayor para las finanzas públicas (y una enorme desventaja competitiva en la escena mundial).

La dependencia de la deuda es otro de ellos. La crisis actual tan sólo tiene una salida, y es la inflación. En un escenario de inflación fuera de control, los activos suben su valor nominal a la carrera mientras las deudas se mantienen. ¿La contrapartida? Una gran parte de la riqueza del país es borrada del mapa.

Pero quizá el más grave es la ignorancia. Enamorados de la idea de la democracia nos olvidamos de cultivar el criterio y la educación entre la población, generando gobiernos avariciosos que actúan al margen de la población y acaban siendo marionetas de países más inteligentes que ellos. Como casi toda Centroamérica, por ejemplo.

¿Dónde está el punto de rotura en estos ejemplos? ¿Cuándo un riesgo desatendido acaba siendo un peligro inminente? No lo sabemos, lo que sí sabemos es que si nos movemos en dirección a un punto muerto… podemos tener un susto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *