La importancia de la certidumbre

La importancia de la certidumbre

Valoración de 5 sobre 5
Escrito por publicada en Área Corporate Etiquetada , , , , , ,

Nos hemos plantado casi sin darnos cuenta en la mitad del año 2016. Está siendo éste un año especialmente agitado por la incertidumbre: el Brexit, las tensiones en Europa, las re-elecciones generales en España… y todavía nos falta saber qué pasará con Trump.

La certidumbre es un factor clave tanto para la economía real como para los mercados financieros. Los consumidores y los inversores –que son personas- se ven siempre negativamente influidos por ella. ¿Por qué?

Porque el ser humano prefiere la certeza de algo negativo que la incertidumbre de una buena noticia; y porque somos perfectamente capaces de nadar como pez en el agua en una situación incómoda, siempre que se haya eliminado cualquier incertidumbre alrededor.

Qué incomoda resulta siempre y que desazón provoca, la preguntita:

  • Tengo dos noticias que darte, una buena y una mala ¿Cuál de las dos prefieres primero?
  • Prefiero que te calles

En un político, en un empresario o en un dirigente es tremendamente importante la capacidad de generar certidumbres y la carencia de esta cualidad lo convierte en un incómodo compañero de viaje.

Bajando a dar un paseo por la economía real, durante los tres últimos meses los empresarios nos han trasladado que notaban cierto frenazo en las ventas respecto del primer trimestre. Ellos mismos achacaban esta circunstancia a un “panorama poco claro”. Lo mismo nos ha pasado con algunos inversores que han preferido esperar antes de tomar decisiones importantes a que el horizonte estuviera menos cargado de nubes.

A la vez, los mercados financieros han andado erráticos, sin rumbo, y como una peonza han estado arriba y abajo, arriba y abajo. Una circunstancia ésta, por cierto, tremendamente difícil de gestionar.

Comienza la segunda parte del año. El punto de partida sigue siendo bueno. Llevamos un buen impulso tomado y, aunque ha sido un poco atenuado últimamente, ha de ser suficiente para que podamos terminar el 2016 diciendo que fue un buen año. Pero necesitamos que algunos, y cuanto antes, nos despejen algunas incertidumbres. La primera, si de una vez por todas tendremos gobierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *