La carne roja y la bolsa un año después

La carne roja y la bolsa un año después

Valoración de 5 sobre 5
Escrito por publicada en Área Financiera Etiquetada , , , , , , ,

Hace ahora aproximadamente un año desde que escribimos en nuestro blog el artículo “La carne roja y la bolsa”. Decíamos que a raíz de un comunicado por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de fecha 26 de octubre 2015 en el que se concluía que la carne roja y la carne procesada podría ser un alimento probablemente carcinógeno podría haber un cambio en el hábito alimentario en favor de una alimentación más saludable.

De esta forma, presentamos una estrategia de inversión “neutral de mercado” (intentamos obtener rentabilidad independientemente de que las bolsas suban o bajen) a favor de empresas cuyos ingresos provinieran de una alimentación más saludable.

Consistía en:

  • VENDER tres acciones de empresas con un peso mayor en sus ventas de productos relacionados con alimentos procesados o productos relacionados directamente con la carne roja o carne procesada (Kraft Heinz, Viscofan, Campbell Soup), y

1

  • COMPRAR tres compañías relacionadas con los alimentos frescos, verduras, frutas, mariscos, pescado, todos ellos alimentos que podríamos consisderar sustitutivos de la carne roja y procesados (Bonduelle, Fresh del Monte, Orior).

2

En un período de rentabilidades negativas para las bolsas europeas, los resultados de esta estrategia a fecha de 28 de septiembre de 2016 serían los siguientes:

carne roja

En resumen, la estrategia ha conseguido una rentabilidad positiva +15,52% en el período 26/10/2015 al 28/09/2016 cuando el índice Euro Stoxx 50 ha bajado un 12,49%.

Esto sería un ejemplo de un tipo de estrategia que puede funcionar independientemente de la dirección de los mercados ya que no estamos apostando a la tendencia alcista o bajista de un valor, sino a qué un activo, grupo de activos, sector, etc., lo haga mejor que otro durante un período de tiempo.

En momentos en los que los mercados tienen un alto grado de incertidumbre, este tipo de inversiones tienen más sentido que nunca. Es una forma de conseguir la tan anhelada descorrelación de los mercados, variable muy valorada en cualquier gestión de patrimonios a medio y largo plazo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *