Barcos en el desierto

Valoración de 5 sobre 5
Escrito por publicada en Área Financiera Etiquetada , , ,

Ayer me quedé totalmente atónito cuando veía un documental sobre el Mar de Aral, uno de estos “mares” como el mar Caspio o el mar Muerto que en realidad fue un gran lago. Y digo fue porque pasó de ser un lago navegable del tamaño de Irlanda (!!) con gran actividad pesquera desde tiempos inmemoriales a convertirse en un desierto (Nasa, 1989-2008):

Esto significa que en menos de una generación está a punto de desaparecer todo aquello en lo que habían basado sus vidas poblaciones enteras de pescadores. Lo impensable, y a toda velocidad.

No crean ustedes que lo anterior obedece al cambio climático o al orden natural, es meramente fruto de la sobreexplotación rusa de sus afluentes, a conciencia y sabiendo que los canales que trasvasan están mal hechos y pierden hasta el 70% del agua que reciben. Algo que las familias que vivían gracias al Mar no fueron capaces de calibrar en toda su magnitud.

¿Qué le importa esto a un asesor financiero? Casi todo. No ha habido crisis financiera realmente importante que no haya seguido este patrón:

  • Aparece una amenaza para el status quo de la mayoría, que empieza a crecer (apalancamiento, burbuja, explotación de afluentes sin medida, etc.)
  • Ha estado anunciada por una minoría informada, que ha actuado cuando aún los síntomas son pequeños o invisibles
  • Ha sido ignorada por la mayoría desinformada, o recibida con la inacción
  • Ha ocurrido de forma fulgurante, sorprendiendo a dicha mayoría

El resultado es siempre el mismo: Barcos en el desierto. O bancos, o empresas, o familias.

By Staecker (Own work) [Public domain], via Wikimedia Commons

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *